Recorriendo los campos Argentinos, podemos observar que en varios lugares están criando ñandú con distintos propósitos. También se observan en las granjas educativas a lo largo de todo el país, por lo que esta ave lentamente se esta introduciendo entre nosotros. Por ello, vamos a mencionar algunas características. 

DATOS BÁSICO SOBRE LA ESPECIE 

El Ñandú, o Rhea Americano, es similar al avestruz africano, sin embargo poseen notables diferencias; son de menor tamaño, entre 1,50 y 1,80 metros de altura y presenta tres dedos en cada pie, mientras que el avestruz sólo posee dos. Hay dimorfismo sexual pero muchas veces cuesta darse cuenta, ya que no está muy marcado. Es incapaz de volar, pero puede correr a gran velocidad. Es torpe para saltar pero es un buen nadador. Viven en grupos de 20 a 30 individuos los cuales se reducen en la época reproductiva. Son poligámicos y poliándricos, entrando en celo entre julio y agosto. Es el macho quien empolla a los huevos, los cuales son depositados por la hembra hasta un número que pueden llegar a 40, pero no todos quedan cubiertos por la nidación. La ovoposición se produce a lo largo de 6 días, sin embargo todos nacen el mismo día. Estos huevos son amarillentos pero pueden tornarse blanco con el tiempo, lo cual no es indicativo de que tengan algún problema. La incubación dura entre 30 a 45 días, siendo lo mas habitual 37 a 38 días. Los que no quedaron cubierto por el macho no desarrollan embrión, pero se supone que son rotos a propósito para que se alimenten los charitos con los insectos que son atraídos por los propios huevos rotos. Su dieta consiste en hierba, semillas, frutos, insectos, reptiles y hasta pequeños mamíferos, pero una de las cosas que mas les atraen son las serpientes. 

CRIANZA ARTIFICIAL. 

Uno de los problemas mas comunes, es el confinamiento. Generalmente no vemos la cantidad mínima necesaria para armar una comunidad, esto se observa sobre todo en las granjas educativas, y si un criador tiene la cantidad necesaria, no dispone de suficiente superficie para el momento de celo, en los cuales debe de disolverse el grupo. Esto último puede generar un mayor número de conflictos y peleas entre los machos, mas que lo habitual, pero en ambos casos no es una limitante de crianza. Otro problema, es que en su medio ambiente pueden recorrer grandes distancias en las cuales encuentran serpientes, pequeños mamíferos e insectos en un equilibrio con la ingesta de hierbas y semillas, pero en la crianza artificial, al tener el ambiente limitado, ingieren en relación un porcentaje mayor de hierbas y semillas, y suelen reemplazarse los pequeños mamíferos y serpientes con carne. Esto trae aparejado enfermedades metabólicas, ya que al darle carne no se llega a cubrir lo requerimientos que implican una presa completa. Para ello, se deben formular dietas especiales, que el profesional indicará según la etapa del ave. También no podemos comparar la cantidad de insectos que ingiere en una ambiente libre con respecto a un ambiente controlado. Debe de tratar de complementarse con los mismos. Un problema cotidiano es que ciertos objetos le atraen y pueden ingerirlos, y si bien sus enzimas gástricas son muy poderosas, con ciertos objetos no sirve, trayendo problemas para su salud, por lo que en ambientes artificiales no deben de haber desperdicios metálicos, plásticos, etc, que pongan en riesgo la vida del ave por ingesta inapropiada.