En la naturaleza los erizos comen gran variedad de invertebrados, una cantidad considerable de materia vegetal, que les proporciona la fibra necesaria, y, ocasionalmente, algún pequeño vertebrado. 

 En cautividad la dieta principal habría de estar basada en balanceados para erizos, ya que parece ser la opción más equilibrada. 

 En algunos países no se dispone de balanceados para erizo, por lo que el más conveniente es el que se comercializa para gatos de más de 7-10 años, de gama alta. Sin embargo, para prevenir la obesidad, que es un problema grave y frecuente en adultos, hay que racionar el alimento y sólo dar 1 ó 2 cucharadas al día, según el tamaño del erizo. En animales en crecimiento y en hembras gestantes no racionaremos la comida, es decir, siempre han de tener comida en el plato.  

  Además del alimento balanceado es importante dar una cucharada de comida húmeda de origen animal (lata para perro/gato de gama alta, carne o huevo cocidos sin sal, queso fresco sin sal) y media cucharada de frutas y/o vegetales variados. Es conveniente ofrecer cierta cantidad de insectos al menos 2 veces en semana. 

 No debemos dar huevos crudos, carne cruda, leche, frutos secos o alimentos duros como zanahorias. 

 Siempre debe haber agua fresca disponible. 
  
 Los cambios de alimentación han de hacerse paulatinamente y con supervisión diaria.