El Calafate es un ave que puede llegar a medir hasta 14 cm, cuyo plumaje suele ser azulado mayoritariamente, pero podemos ver que existen muchos colores más, y actualmente por selección genética se estan desarrollando nuevos plumajes. Pese a todas las variantes de color, lo que más atrae a la gente es su cabeza y cola de color negro que contrasta con el resto del plumaje.

 No se distinguen muy bien los machos de las hembras, especulando algunos con respecto a la diferencia del tamaño y el canto, pero, de por sí son de cantar menos que otras especies de aves pequeñas (por ejemplo si la comparamos con el canario).

 Son muy sociables con las personas, lo que facilita la adaptación al hogar cuando recién llegan.

 Cuando alguien quiere reproducir estas aves, se encuentra con la dificultad de que son muy exigentes en cuanto a los cuidados, ya que participan activamente en la crianza de los pichones y muchas veces, las jaulas no están acorde a los que ellos necesitan, sin embargo, las especies que se han desarrollado artificialmente no son tan exigentes.

 Con respecto a su alimentación es amplia, ya que se alimentan de mijo, alpiste, avena, girasol, arroz con cáscara, frutas (naranja, pera, uva, ciruela, durazno, etc) y verduras (achicoria, brócoli, etc). Pese a todo ésto, debemos de pensar que los productos balanceados siguen siendo la mejor opción.