Son animales crepusculares que tienen su mayor período de actividad en las horas de la noche.  

  No suelen morder, aunque es algo que puede suceder, muchas veces asociado a algún olor en las manos de la persona que llame su atención (perfumes, comida, otras mascotas). 

  Son solitarios e independientes, siendo frecuentes las peleas entre erizos, por lo que recomendamos tener un solo animalito.  

 El más extraño e inexplicable comportamiento de los erizos es el "ungimiento". El erizo elabora una espuma muy espesa con su boca, que posteriormente se unge por las púas, encima de la cabeza, costados y el lomo.  Algunos dueños pueden creer que está vomitando o teniendo una convulsión.  Los bebés incluso hacen ésto antes de que sus ojos estén abiertos todavía. Se piensa que es un comportamiento de protección haciendo que el animal se muestre ofensivo hacia los predadores. Aún no se sabe cuál es su finalidad. 

  Los erizos crean una ancha variedad de sonidos incluyendo gruñidos, gorjeos, y estornudos. Es importante no confundirlos con sonidos respiratorios anormales. Si el erizo hace fuerza para respirar, entonces requiere tratamiento. Los sonidos son normalmente hechos solo cuando el animal es molestado o combate con otro animal. 

  El canibalismo es frecuente hacia los recién nacidos.