DATOS BIOLÓGICOS:

   Son animales nocturnos.  En la mayoría de las especies, los párpados no existen, y el ojo está cubierto de una escama transparente denominada especulum, que humedecen con la punta de la lengua.  

  Poseen unas estructuras especializadas en las puntas de los dedos denominadas lamelas, que son unas almohadillas adhesivas que les permiten adherirse a superficies verticales.  Su tamaño adulto alcanza los 16 a 20 cm, y su esperanza de vida es de 4 a 8 años según especie.

ALOJAMIENTO:

   Tienen requerimientos modestos de hábitat, lo mínimo es una superficie de 40 x 40 x 40 cm.  Necesitan superficies escondidas con ramas, troncos, superficies de corteza, etc.

   El consumo de agua es muy poco, de todos modos es conveniente que la tengan disponible tanto para beber como para bañarse.  

   Es útil pero no imprescindible una fuente de luz ultravioleta.  Necesitan un margen de temperatura de 28 a 32ºC.


ALIMENTACIÓN:

   Son insectívoros; se alimentan de grillos, tenebrios, langostas, escarabajos, cucarachas, deben ofrecerse los insectos en forma variada.  

   Los ejemplares más grandes pueden comer en forma ocasional crías de ratón, ranas, carne o pescado.  

   Es conveniente suplementarlos con calcio para evitar que tengan carencias.