Si bien los hurones se crían como mascotas desde hace muchos siglos, es en estos últimos años su mayor proliferación. En museos importantes podemos ver como Reinas y Duques eran inmortalizados en cuadros con sus hurones.  
   

              
 

 Se adaptan muy bien a la convivencia con las personas, pero conservan una parte muy importante de su instinto, entre ellos, el instinto por “robar” objetos y llevárselos a sus escondites, condición por el cual en muchos países de Europa, fueron bautizados como “Ferrets” que significa “pequeños ladrones”. Esta particularidad nos lleva a los primeros consejos con respecto a su tenencia:  

1.- Tenga cuidado que son animalitos muy curiosos, y a veces se ponen en contacto con sustancias tóxicas (por ejemplo envases de veneno) o ingresan a lugares tras lo cual pueden accidentarse o atorarse. 

2.- Su curiosidad y necesidad a veces de adueñarse de cosas como si fueran trofeos de guerra, los lleva a salir a explorar, siendo muy buenos “escapistas” por lo que tiene que mantener muy bien cerrada su casa, y si lo aloja en patios, controle que no encuentre la forma para pasar a la casa de su vecino. 

3.- Aunque lo tenga suelto, durante la noche enciérrelo en una jaula, pero tenga presente que aprenden a abrir las puertas. Son muy inteligentes y enseguida sabrán como liberar los seguros. 


 Otro punto interesante es el cuidado de su manto. Tienen pelajes muy llamativos, pero suelen producir algo de olor. Quizás quienes tengan hurones no se percatan en este punto porque se acostumbran o adaptan al mismo, pero cuando reciben visitas es unos de los puntos que les llama la atención. Si usted es muy sensible a los olores, no puede hacer nada, POR MAS QUE LO BAÑE CON PRODUCTOS PERFUMADOS EL OLOR REGRESARÁ PRONTO, Y ARRIESGA A QUE TENGA PROBLEMAS DE PIEL POR NO USAR PRODUCTOS APTOS PARA LA ESPECIE. 

 Son muy sensibles a muchas enfermedades, y lamentablemente en Argentina, al igual que en muchos países, no hay vacunas específicas para las enfermedades infecciosas en dicha especie (rabia y moquillo), pese a que se ha dado en algunos lugares vacunas caninas, no hay garantía de que den resultado, de hecho, se reportaron casos que produjo enfermedad. SUELEN CONTRAER MUY FACILMENTE MOQUILLO CANINO, por lo que se debe de evitar el contacto entre perros enfermos y hurones.