Seguramente, todo lo que aquí redactemos somo los loros, le será pobre a los amantes de esta mascota, ya que es una de las aves más difundidas como mascota y que ha logrado interactuar de una manera única con la familia, si la comparamos con cualquier otra ave.

 Primero digamos que cuando a alguien le mencionamos la palabra LORO, enseguida piensan en un ave de tamaño considerable, y que habla continuamente. Es una imagen que muchos tienen en su mente, sin embargo, el tamaño es muy variable, ya que hay desde pequeños hasta grandes.

 Otro error en nuestra apreciación prejuzgada, es que hablan mucho, y no es así, no todos los loros son de hablar, y suele ser muchas veces una especie de desilusión para muchos dueños cuando compran un pichón de loro y ven que al crecer se mantienen callados. En este punto cabe aclarar que NO EXISTE MÉTODO NI FÓRMULA QUE LOGRE QUE UN LORO HABLE, aclaramos ésto porque muchas veces, por mitos populares, se han intoxicado loros con el afán de enseñarles a hablar.

 Otra imagen que se nos vienen a la cabeza, es la de un loro parado en un anillo o aro muy grande, suelto o semisuelto, y seguramente ésta es una de las cosas que ha tentado a las personas que no les gusta tener a las aves enjauladas, la idea de adoptar un loro. Ésta es una verdad a medias, ya que es un ave que puede vivir suelta dentro de nuestro hogar, pero para ello hay que aprender a vivir, tanto la familia adoptante como el propio loro, ya que si no hay una educación de ambas partes, nuestra ave podrá tener problemas. Para ello, tenga presente los siguientes puntos.

► Es un ave a la que no le gusta la soledad, y se puede deprimir si está todo el día sin compañía humana, por lo que si el ave va a estar mucho tiempo sola, más vale no la adopte.

► Suelen tener una personalidad muy definida, e incluso algunos son muy testarudos. Tenga paciencia en su educación.
 
► Pueden convivir con perros y gatos en forma suelta, obviamente para ello hay que también educar a nuestros perros y gatos de que a los miembros de nuestra familia no se los molesta, sin embargo, muchos verán con asombro que nuestras mascotas cuadrúpedas aprenden esta regla, pero nuestra mascota plumífera quizas tarde en aprenderla. Es por ello que se ha difundido por internet filamaciones donde muestran a loros picoteando las orejas o las patas de los perros y haciéndoles frente a los gatos. Tienen mucho coraje y no les interesa ser mas chicos de tamaño. Tenga paciencia, a la larga, todos aprenden a convivir.

►Tengamos siempre presente que tienen un poderoso pico, que lo utilizan tanto como si fuera una mano para sujetarse, tomar objetos o ayudarse a trepar, como también es un arma de defensa, y de hecho, muy poderosa.

►Si bien no todos los loros aprenden a hablar, suelen ser muy ruidosos en la forma de expresarse, por lo que puede llegar a molestar a muchos integrantes de la familia, o incluso a los vecinos. Esto algunas veces es potenciado por muchos propietarios que les causa gracia sentirlo mientras esta creciendo, y de adulto ya es tarde para reeducarlos. Evitemos tal situación.

►No les gusta ser despertados mientras duermen, sin embargo, cuando ellos se despiertan suelen demandar a la familia a que los atiendan. Ésta, al igual que la posibilidad de que gatos de otros hogares ingresen durante la noche, son dos razones importantes por la que por mas que nuestro loro se haya acostumbrado a vivir suelto, a la noche lo tengamos enjaulado.

►No son mascotas que suelen elegir su propio "baño" por lo que tenemos que estar siempre atento a los lugares donde hacen sus necesidades.

►Les gusta tener objetos para entretenerse, que los manejan muy bien con su pico y sus garras. Tratemos de tenerle juguetes siempre a mano e irlos rotando para que no se aburra.

Como último punto podemos decir que todos los ítems que hay en la parte de aves en general, deben de complementarse con los puntos aquí mencionados.