La Pitón Bola, es una serpiente cuya tenencia como mascota está en aumento en Argentina, a tal punto que se están organizando criaderos para evitar de ese modo la captura ilegal. 
   Dentro de las serpientes, es una de las mas dóciles para criar, ya que su actitud algo tímida ante las personas la hace inofensiva. Esta característica le dio el nombre, ya que cuando se siente intimidada se enrolla y esconde su cabeza de tal forma que pareciera una bola.
   El mayor problema es el tamaño que desarrolla, ya que llega a alcanzar en pocos años cerca de 180 a 190 cm, lo cual es necesario tener un terrario muy grande de ante mano para ese momento. Lo ideal es que tenga espacio suficiente como para poder estirarse a lo largo, sin llegar a tocar los extremos del terrario.
   Otro punto a tener en cuenta es que pueden vivir cerca de 25 o 30 años, con lo cual debemos de estar muy seguros antes de adoptar a esta especie, tomando conciencia de que estará con nosotros una gran parte de su vida.
   Son carnívoras estrictas, consumiendo presas vivas, siendo muy difíciles de adaptarlas a comer carne, pero no es imposible. Si las adaptamos a la carne, debemos de suplementarles nutrientes necesarios para evitar un desbalance orgánico, ya que la carne no tiene todos los nutrientes que obtiene con una presa viva.
   No comen a diario, de hecho, pueden pasar varias semanas entre comida y comida, y este período de ayuno es aun mayor en la época de muda, en donde tiene que renovar toda la piel, incluso la capa superficial de la cornea.