Este loro fue capturado ilegalmente, y para ello, le fracturaron un ala. Esta es una práctica muy común por parte de las personas que realizan ventas ilegales, pero ignoran que pueden dejarle lesiones de por vida.