Existen alrededor de 95 clases de zarigüeyas, y en cada país suele tomar un nombre determinado. En Argentina, el nombre de "comadreja" es el mas utilizado.
     Es una especie muy perseguida en el campo debido a que suele ingresar a los gallineros para matar a las aves y alimentarse de su sangre, muy apetecible para la zarigüeya. Pero no solo éste es su alimento, ya que también le apetecen los huevos, insectos, pequeños roedores, frutas, maiz, raíces, etc, por lo cual, en cautiverio podemos disponer de una combinación de varios alimentos para su nutrición.
     Presenta un olor en su manto muy particular, lo cual delata su presencia.
     Es un marsupial, capaz de tener entre 4 y 15 crías por parto. La gestación uterina dura 14 días, momento en el cual los pare en un estado incompleto, y se alojan en la marsupia donde permanecerán dos meses hasta que hayan crecido.
     Poseen una gran agilidad trepándose por las ramas con su cola y sus patas traseras que presentan pulgares oponibles, lo cual en cautividad debemos de posibilitarle lugares para que suba y se ejercite. En tierra, la agilidad disminuye.
     Cuando se siente amenazada simula estar muerta a tal punto que no se perciben movimientos respiratorios y los ojos adquieren un aspecto cadavérico, generando un gran temor entre los dueños inadvertidos. Generalmente no suele hacer esto frente a las personas que la cuidan, al no ser que ella este distraída al momento que entran a verla y se asuste.